Dislexia

La dislexia en si no es una enfermedad, sino que se trata de una condición con la que se nace y que suele ser de carácter hereditario y crónico. Consiste en un tipo específico de problema de aprendizaje, relacionado con la lectura. Las personas con dislexia presentan problemas en la capacidad de reconocer palabras, lectura lenta e insegura y escasa comprensión.

Estas dificultades no están relacionadas con la visión o la inteligencia del individuo, la mayoría de los disléxicos tienen una inteligencia normal o por encima de lo normal. Sin embargo puede ocurrir que se vean afectadas habilidades como la memoria a corto plazo, las habilidades organizativas y la concentración.

 

Síntomas

En los niños, algunos signos que pueden indicar la existencia de dislexia incluyen:

• Tardar más tiempo de lo común en comenzar a hablar.
• Dificultad para aprender palabras nuevas a lo hacen a un ritmo lento.
• Invertir los sonidos de las palabras o confundir aquellas que suenan de forma parecida.
• Inconvenientes para recordar o pronunciar el nombre de las letras, los números y los colores.
• Dificultad cuando trata de aprender canciones infantiles o jugar juegos de rimas.
• El nivel de lectura está muy por debajo del que se espera para su edad.
• Inconvenientes para procesar y comprender lo que escucha.
• Problemas para encontrar la palabra correcta o dar respuestas a preguntas.
• Se le dificulta recordar secuencias de cosas.
• Dificultad para ver o escuchar similitudes y diferencias entre palabras y letras.
• Incapacidad para pronunciar una palabra que no conoce.
• Problemas para deletrear.
• Tendencia a tardar mucho tiempo en completar tareas que conllevan leer o escribir
• Evadir actividades que involucran leer.

En adolescentes y adultos además de los anteriores signos de dislexia, se pueden presentar los siguientes:

• Lectura y escritura no acorde a su nivel de estudios.
• Evitar leer y escribir.
• Se torna complicado aprender un idioma extranjero.
• Dificultad para memorizar.
• Dificultad para resolver problemas matemáticos.

Son numerosos los síntomas que puede presentar un disléxico, pero cada persona es única y no tiene por qué presentar todos los síntomas.

 

Causas

La dislexia conlleva problemas en el procesamiento de la información, que ocurren específicamente en aquellas zonas del cerebro relacionadas con el lenguaje. El cerebro de personas con dislexia no funciona eficazmente mientras leen.

La dislexia tiende a ser hereditaria. Está relacionada con genes que afectan la forma en la que se procesa la lectura y el lenguaje en el cerebro. Se estima que cerca del 40% de los hermanos de personas con dislexia tienen problemas con la lectura, y que el 49% de los padres de niños con dislexia también la presentan.

La exposición a drogas, como nicotina o bebidas alcohólicas, así como a una infección durante el embarazo puede alterar el desarrollo cerebral del feto y que el niño nazca con este trastorno

 

Diagnóstico

La mayoría de las veces, la dislexia no se detecta hasta que el niño ingresa a la escuela primaria. El principal indicador es la incapacidad del niño para afrontar los enfoques tradicionales o típicos de lectura durante el primer grado.

Cuando se sospecha que un niño padece dislexia, deben realizarse evaluaciones de lectura, habla y lenguaje así como de carácter auditivo, cognitivo y psicológico.

 

Tratamiento

La detección precoz, es esencial, tanto para la reducción de la gravedad del trastorno como para evitar las consecuencias emocionales que podría acarrear.

Una vez que un niño es diagnosticado, debe comenzar una terapia con un especialista en este campo, con el objetivo de mejorar el aprendizaje. Dentro de su programa de intervención personalizado, el niño tendrá muchas más probabilidades de desarrollar estrategias de pensamiento alternativo que le permitan adaptarse al sistema de aprendizaje y al nivel escolar de los demás niños.