Glaucoma

El Glaucoma es una enfermedad ocular que de forma degenerativa disminuye la visión en las personas que la padecen si no se someten a un tratamiento a tiempo. La enfermedad comienza a aparecer a partir de un aumento gradual de la presión interna del ojo o lo que se conoce como la tensión ocular.

¿Por qué aumenta la tensión ocular?, por falla del sistema de drenaje ocular que no permite que el líquido que el ojo tiene en su interior sea renovado con frecuencia. Esta enfermedad ocular puede presentarse en un solo ojo o en los dos a la vez y se clasifica en tres tipos.

 

Tipos

Al detectar el Glaucoma, se clasifica a partir de tres distintos tipos: según la apertura del ángulo iridocorneal (abierto o cerrado), según origen (primario o secundario) y según el momento en que aparece (congénito, infantil, juvenil, adulto)

 

Causas

Hasta ahora no existen factores evidentes para definir las causas de esta enfermedad ocular, sin embargo existen estudios que indican que la misma aparece entre personas del mismo grupo familiar. Siempre se recomienda a las personas con antecedentes familiares de glaucoma visitar a un oftalmólogo al menos 1 vez al año.

 

Síntomas

Lo que caracteriza al Glaucoma con respecto a los síntomas es que no se muestran al momento que ocurre la subida de la tensión o presión ocular, por lo que las personas pueden padecer esta enfermedad por un tiempo sin darse cuenta.

Con el pasar de los años los síntomas se comienzan a manifestar, por ejemplo: dolores de cabeza, no adaptarse a la oscuridad, ver halos alrededor de las bombillas encendidas y disminución de visión periférica.

 

Diagnóstico

La enfermedad se diagnostica de forma rápida y sencilla, lo primero que se hace es una medición de la tensión ocular. Aquellas personas que padecen esta enfermedad revelan alta tensión ocular, no obstante no todos los que tienen alta tensión ocular sufren del glaucoma.

Luego de conocer que se tiene la presión ocular elevada, se procede a realizar dos exámenes más para descarte, estos son: examen de campo visual y la oftalmoscopia.

 

Tratamiento

El tratamiento depende de la severidad de la enfermedad, por lo general se recetan gotas o colirios, estos deben ser aplicados de forma estricta en los ojos. Es posible que este tratamiento sea un poco molesto y genere efectos secundarios como enrojecimiento, sin embargo debe cumplirse a cabalidad, gracias al tratamiento se disminuye la tensión ocular. No solo se utilizan fármacos para tratar la enfermedad, también existe el tratamiento quirúrgico con láser.