Gota

La Gota es una enfermedad caracterizada por producir ataques de dolor, enrojecimiento e hinchazón en las articulaciones, estos ataques son frecuentes y aparecen de forma repentina. Por lo general, ocurren en un dedo gordo de cualquiera de los dos pies, debido a que ataca las articulaciones se puede considerar un tipo de artritis.

 

Causas

La causa de esta afección es la acumulación de depósitos de cristales de urato en las articulaciones, que se genera por tener alto los niveles de ácido úrico. El ácido úrico es generado por la descomposición de purinas, un compuesto orgánico que se encuentra en muchos alimentos, como la carne, bebidas con fructosa e incluso el alcohol.

Luego que el cuerpo genera el ácido úrico, este se debe expulsar a través de la orina, para hacerlo, el organismo lo disuelve dentro del torrente sanguíneo para que pase hasta los riñones y así sea expulsado. El problema, es que cuando el cuerpo produce mucho de este ácido úrico por culpa de la gran cantidad de purinas que se consumen, entonces los riñones no pueden expulsarlo todo.

Al haber mucho ácido úrico que no se puede expulsar a través de la orina, entonces este se acumula con formas de cristales (cristales de urato) en cualquier articulación, creando así las molestias de la Gota, como la hinchazón, inflamación o dolor.

 

Síntomas

La Gota generalmente presenta sus síntomas de forma repentina y con frecuencia por la noche. Algunos de estos síntomas son:

  • Dolor intenso en las articulaciones afectadas.
  • Las articulaciones afectadas comienzan a inflamarse, calentarse y enrojecerse, además se sensibilizan.
  • Luego de que el ataque pase, se siente molestia en las articulaciones, esta puede durar varias semanas.
  • Produce poca movilidad en las articulaciones que son afectadas, por lo general, ocurre principalmente en el dedo gordo de uno de los pies.

 

Diagnóstico

El especialista se apoya en sus síntomas característicos y realiza una exploración de las articulaciones afectadas. El diagnóstico es confirmado cuando se identifican cristales de ácido úrico en una muestra de tofo o de líquido sinovial. Las radiografías, ecografías o tomografías computarizadas también son de ayuda, al mostrar la lesión articular y la presencia de depósitos de ácido úrico.

 

Tratamiento

Cada paciente elije con su médico el tratamiento que necesita, que por lo general depende de cómo se encuentre la salud del paciente. Es importante destacar que el tratamiento utilizado tiene como objetivo eliminar los ataques más intensos, además de eliminar los síntomas y también los cristales de uratos.

Para reducir los dolores se suele recetar la colquicina y para disminuir la inflamación corticoides y antiinflamatorios de tipo no esteroideos. También es frecuente el uso de medicamentos para bloquear la producción del ácido úrico o eliminarlo del organismo.