Hemorroides

Las hemorroides, también llamadas almorranas, se caracterizan por ser una inflamación en las venas alrededor del ano o en el inferior del recto, lo que da origen a dos tipos, las externas y las internas. Las externas son aquellas que se forman alrededor del ano, las internas son las que se forman dentro del canal anal.

Las hemorroides son una enfermedad muy común, se estima que de 4 adultos, 3 la padecerán en algún momento de su vida.

 

Síntomas

Los síntomas varían dependiendo del tipo de hemorroides.

Hemorroides internas: al estar en la parte interna del ano, no se pueden ver, ni sentir. Por lo general, las personas se enteran que las tienen cuando empiezan a sentir irritación al evacuar, o en casos más graves por la aparición de sangre en las heces, sin llegar a sentir dolor alguno.

Hemorroides externas: Este tipo provoca dolor, malestar, sangrado, hinchazón e irritación en la zona anal. Es importante tener en cuenta que si se acumula sangre en una de estas hemorroides, puede ocasionar la formación de un coagulo o trombo lo que podría empeorar los síntomas.

 

Causas

Principalmente se originan por la existencia de mucha presión en las venas que rodean el ano. Entre las causas más comunes de esta presión se encuentran: hacer mucho esfuerzo al evacuar, estreñimiento crónico, permanecer mucho tiempo sentado en el baño, diarrea, debilidad en los tejidos del recto y del ano ya sea por envejecimiento o embarazo y levantar objetos muy pesados de forma regular.

 

Diagnóstico

Por lo general, el especialista de la salud preguntará por el historial clínico, y procederá a realizar un examen de tipo físico, con el que podrá determinar si se trata de hemorroides externas o internas.

Para el caso de las hemorroides internas, puede ser necesario realizar un examen rectal, el cual se realiza usando un dedo enguantado con lubricante.

Entre otras herramientas utilizados para el diagnóstico de las hemorroides internas se encuentra el uso de un anoscopio, proctoscopio o sigmoidoscopio.

 

Tratamiento y Recomendaciones

Para tratar las hemorroides generalmente se recetan cremas o supositorios.

Se recomienda tomar baños con agua tibia 3 o 4 veces al día, estos baños deben ser de al menos 15 minutos. El uso de bolsas con hielo también puede ser de ayuda.

Es recomendable usar toallas húmedas en lugar de papel higiénico con perfumes o colores.

Si las hemorroides llegan a salir del ano se pueden devolver a su posición presionando levemente con el dedo.

Es fundamental tratar de no rascarse la zona, ya que esto podría ocasionar una mayor inflamación.

Se recomiendan dietas altas en fibra, para evitar estreñimiento y así evitar una complicación.

En casos graves, los pacientes pueden someterse a cirugía.