Insomnio

El insomnio o agripnia es considerado un trastorno del sueño frecuente, las personas con insomnio no pueden conciliar el sueño. Su capacidad para dormir se ve reducida, generando diferentes problemas en la salud debido a que el organismo no descansa lo suficiente.

Despertarse muchas veces durante la noche o mucho más temprano de lo debido, también se considera insomnio.

 

Tipos

Los tipos de insomnio son: inicio y mantenimiento. El insomnio de inicio es en el que una persona no logra conciliar el sueño después de media hora de acostarse. El de mantenimiento es el tipo de insomnio en el que una persona se despierta varias veces en la noche.

También se considera insomnio de mantenimiento despertarse de madrugada y no volver a dormir, por lo tanto, el organismo no descansa las horas necesarias.

 

Causas

El insomnio es un trastorno que es originado por muchas causas, se clasifican principalmente en causas médicas y causas externas. Las causas medicas del insomnio son: menopausia, cefaleas, fibromialgia, depresión, neurológicas, reumatológicas, parasomnias, micción nocturna, cardiovasculares, enfermedades metabólicas, enfermedades hormonales, enfermedades digestivas, apnea de sueño, embarazo, ansiedad y esquizofrenia.

Las causas externas del insomnio son: malos hábitos para dormir, medicamentos, tener múltiples viajes en avión de larga duración y trabajar en turnos rotativos.

 

Síntomas

Los síntomas del insomnio se pueden identificar con mucha facilidad, todos los pacientes pueden notar cómo su vida nocturna es afectada al no poder dormir con normalidad. Los síntomas principales son: permanecer despierto por largos periodos de tiempo mientras se intenta conciliar el sueño, no dormir en gran parte de la noche, dormir por cortos periodos de tiempo, despertar sumamente temprano, sentir que no se ha dormido nada.

Además existen síntomas causados por no dormir bien y estos se consideran síntomas de insomnio: debilidad, cansancio, irritabilidad, no tener la misma capacidad para hacer actividades que requieren concentración.

 

Diagnóstico

El diagnóstico del insomnio se puede realizar a través de diferentes estudios, primero un especialista debe analizar el historial clínico del paciente. Además se harán una serie de preguntas con respecto a la hora de dormir, el tiempo en que se concilia el sueño, la cantidad de veces que despierta por la noche y otros detalles.

Se puede realizar un examen físico y finalmente se hace un estudio del sueño, es un estudio especializado para medir la capacidad de dormir.

 

Tratamiento

Posiblemente el mejor tratamiento para el insomnio son cambios en el estilo de vida por ejemplo: no ver televisión antes de dormir, cenar cómodamente y saludable, hacer ejercicio en el día, entre otros. Además es posible realizar terapias para reducir la ansiedad, en caso que esta exista y cause insomnio. La última opción son los medicamentos que pueden inducir el sueño.

Los medicamentos para inducir el sueño suelen generar fármaco-dependencia, por ende se debe tener mucho cuidado al usarlos.