Lovastatina

Existen muchos fármacos indicados para la reducción de los lípidos en el organismo, principalmente a nivel sanguíneo, ya que pueden generar una placa de ateroma y esta terminar en un evento cardiovascular. Las estatinas están entre ellos y la Lovastatina es un ejemplo de este tipo de medicamento.

Estos fármacos son indicados principalmente para la reducción del colesterol LDL, también llamado colesterol malo o de baja densidad. Esta clase de lípido es el más peligroso, siendo responsable en muchas ocasiones de infartos al miocardio o accidentes cerebro vasculares.

Es necesario recalcar que los trastornos en los lípidos  pueden ser heredados, como es el caso de la hipercolesterolemia familiar, la cual se presenta en una de cada 500 personas y no esta asociada con la dieta, no obstante la mayoría de trastornos son producto de una pobre alimentación y escasa actividad física. Los alimentos procesados, frituras, lácteos y grasa de origen animal (Salvo el pescado y mariscos), son las responsables de aumentar dramáticamente los niveles de colesterol.

 

Acción e Indicaciones

La Lovastatina actúa directamente en la síntesis de mevalonato, un precursor de la formación de colesterol, por ello y a pesar de llegar a dosis pequeñas hasta los tejidos, ayuda a que este no se forme y así exista menos cantidad en el organismo.

Es una de las estatinas que llega hasta el sistema nervioso y puede causar ciertos efectos sobre este. También se absorbe mucho más cuando se toma junto con las comidas, mientras otras estatinas son absorbidas en menor cantidad.

 

Efectos secundarios

La Lovastatina tiene varios efectos secundarios al igual que el resto de las estatinas y muy especialmente cuando se combinan con otros fármacos.

En el caso de la toma de Lovastatina con algún fibrato, se consigue miopatías, por lo tanto, se recomienda en caso de dicha combinación distanciar las toma de cada medicamento por al menos dos horas.

Otro efecto también visto con el consumo de este fármaco, es la opacidad del cristalino y también el aumento de las enzimas hepáticas, que puede deberse al incremento del metabolismo hepático por el fármaco.