Morfina

La Morfina es un medicamento alcaloide del opio y por tanto pertenece al grupo de los opioides, de aquí que sea un fármaco que muchas personas usan para fines recreativos.

Los medicamentos del grupo de los opiáceos no son de venta libre, ya que, por sus efectos adversos y su grado de adicción, deben tener una gran serie de restricciones, para que no cualquiera los pueda adquirir con otros fines que no sea el medico.

La morfina pertenece al grupo de opioides de potencia media, con un nivel de analgesia mayor que la Codeina o Tramadol, pero menor que el Fentanilo.

 

Usos

El principal uso de la morfina es para el tratamiento de dolores severos, como por ejemplo heridas traumáticas extensas y abiertas o procesos cancerígenos, pero cabe recalcar que antes de ser indicada se deben haber descartados distintas alternativas.

Un uso muy frecuente donde se administra morfina es para reducir el dolor de un infarto agudo al miocardio, esta se indica luego de cumplir la carga anti isquémica.

Existen otros opiodes que se usan frecuentemente para tratar la tos, en el caso de  la morfina no cumple esta función.

 

Efectos Secundarios

La morfina provoca varios efectos secundarios como es la adicción o dependencia, también hipotensión marcada o disminución de la tensión arterial, por ello los opioides sólo pueden ser indicados en pacientes con tensiones elevadas.

Una depresión respiratoria que amenaza seriamente la vida es otro de los grandes peligros que representa la morfina.

La liberación de histamina es otro efecto secundario, por ello las personas que se aplican morfina tienen picazón en el cuerpo durante el efecto del medicamento. También suele producir miosis o contracción de la pupila ocular y rigidez en los músculos.

La Morfina es un fármaco de sumo cuidado, debe ser usado bajo estrictos controles, el paciente debe seguir al pie de la letra las recomendaciones que le indique el doctor.