Parkinson

El Parkinson es una enfermedad de tipo neuronal degenerativa, se genera en la parte del cerebro que se encarga de manejar el sistema motor del cuerpo humano y esto ocurre debido a la falta de generación de dopamina. También es conocida como mal de parkinson, parálisis agitante o parkinsonismo idiopático.

 

Causas

Las causas del parkinson aún son desconocidas, sin embargo algunas veces es ocasionado por un medicamento, traumatismo o dependencia a drogas. Existen varias teorías que afirman que las toxinas y pesticidas pueden generar síntomas relacionados con el parkinson además de considerarse a personas con predisposición genética como candidatos a desencadenar la enfermedad.

Generalmente aparece en personas mayores de 60 años, aunque también puede ocurrir en edades mas tempranas, siendo los hombres mas propensos a padecerlo.

 

Síntomas

El parkinson es una enfermedad que se manifiesta de forma progresiva, es decir comienza con síntomas leves que van aumentando con el pasar del tiempo, en un principio se sienten dolores articulares, dificultad para moverse y cansancio.

Se ha notado en pacientes con parkinson que al momento de escribir con las manos hacen las letras más pequeñas de cómo las solían hacer. También existen síntomas mentales, como depresión o cambios del estado de humor sin razón aparente.

Los síntomas anteriores son los leves, con el paso del tiempo aparecen nuevas señales que confirman si una persona tiene la enfermedad de parkinson, estos son: brazos, tronco y piernas rígidas, no poder moverse con rapidez, tener poco equilibrio y temblor en las extremidades y la mandíbula.

 

Diagnóstico

El parkinson es una enfermedad difícil de diagnosticar, por lo general un profesional de la salud hace el diagnóstico a partir de los síntomas del paciente que son no leves. Los síntomas leves que se mencionaron en el apartado anterior tienden a manifestarse con otras patologías, por ende los médicos analizan bien cada síntoma e incluso el apoyo familiar y de personas entorno al paciente es importante, la observación entre doctor-familiares es clave para detectar la enfermedad en una persona.

Sí bien no existe un reactivo químico para realizar exámenes de sangre, a través de un TAC (Tomografía Axial Computarizada) se pueden notar las zonas del cerebro afectadas, gracias a este estudio se conoce si una persona sufre o no de parkinson.

 

Tratamiento

Cómo bien se mencionó al principio del texto, es una enfermedad degenerativa, por ende no tiene cura aún. Sin embargo se han creado diversos fármacos que ayudan al organismo en la creación de dopamina, incluso se recetan medicamento para reducir el avance del parkinson y tratar los síntomas.

Es posible el tratamiento quirúrgico, sin embargo no todos los pacientes son aptos para un procedimiento de esta magnitud, estadísticamente solo el 5% de los pacientes clasifican para una intervención quirúrgica y su clasificación depende de factores como edad, dependencia clínica y estado de salud mental. Son dos tipos procedimientos quirúrgicos: estimulación eléctrica, la palidotomía y la Subtalamotomía (eliminar neuronas dañadas).

Existe otra técnica quirúrgica que, según estudios genera buenos resultados en los pacientes, esta técnica trata sobre la implantación de células fetales en la zona afectada, es una operación que ha generado controversia.