Sífilis

La sífilis, como se le conoce universalmente en la actualidad, es una enfermedad de origen infeccioso, producida por la bacteria espiroqueta (Treponema pallidum), la cual es transmitida de persona a persona en su mayoría mediante relaciones sexuales, siendo una de las enfermedades de transmisión sexual más conocidas y antiguas del mundo.

 

Origen

Unas historias atribuyen el origen de la enfermedad a la Europa del siglo XV, específicamente a Nápoles 1493, transmitida a los soldados franceses que participaban de un asedio a la ciudad. Es por ello, que en muchas partes de Europa fue conocida como la enfermedad francesa, el morbo francés, o el mal francés.

El origen del nombre actual se remonta al poema sustraído de las metamorfosis de Ovidio, en el cual se nombra a un pastor llamado Sipylus, que se molestó con el Dios Apolo, debido a la infertilidad de la tierra. Su molestia lo llevo a dejar de adorar a Apolo y pasar su adoración al Rey. Apolo molesto envió una enfermedad al pastor y a todo el reino. De este poema tomó el nombre en sufijo “Sífilis” el cirujano de Verona, Girolamo Fracastoro 1584.

Otra historia la liga a un origen precolombino, la cual maneja que la enfermedad de la sífilis fue traída desde América por Cristóbal Colon y sus tripulantes en 1493. Otros escritores como Bartolomé de las Casas, asegura que la enfermedad ya existía en Europa antes de los viajes de Cristóbal Colon al nuevo mundo.

Aunque la tesis principal, es que esta bacteria (Treponema pallidum) ya existía desde hace miles o millones de años, siendo posible encontrar fósiles de Homo Erectus de hace 1,6 millones de años con rasgos distintivos de la bacteria.

 

Fases y Síntomas

Luego del contagio la sífilis se divide en cuatro atapas; Primaria, Secundaria, Latente y Terciaria.

Primaria, la sífilis aparece en forma de chancro sobre la zona infectada, los más comunes son el aparato reproductor, el ano y la boca.

Secundaria, comienza con la desaparición del chancro y la aparición en varias zonas del cuerpo de puntos o clavos sifilicos, acompañado de fiebre, lesiones en la boca y genitales.

Latente, se trata como una serología, sucede cuando la enfermedad supera los 2 años de infección.

Terciaria, es la fase final, ocurre luego de los 5 años de infección. La sífilis ataca directamente el sistema nervioso y los órganos internos, ocasionando, ceguera, parálisis de las extremidades, demencia, problemas neurológicos y la muerte.

 

Diagnóstico

La sífilis es detectada por las pruebas serológicas. También esta puede ser congénita, al infectar al bebe durante el embarazo.

 

Tratamiento

El único tratamiento aprobado para tratar la sífilis es la penicilina en todas sus fases. En la antigüedad se usaba mercurio. El único método para evitar el contagio es con el uso de condones o preservativos de látex durante el acto sexual.